Para aquellas personas que empiezan a entrenar o bien llevan mucho tiempo de inactividad sin trabajar el abdomen, en ACFYS te proponemos unas pautas básicas.

Es recomendable realizar ejercicios sencillos, dejando de lado posiciones complejas y centrándonos en la seguridad del movimiento. Debemos elegir siempre superficies estables donde podamos apoyar totalmente la espalda, y procurar no despegar ésta del suelo mientras realizamos los ejercicios. Recordar que el objetivo principal es aprender una técnica correcta.

Las manos, normalmente tenemos tendencia a ponerlas detrás de la cabeza tirando del cuello sin darnos cuenta. Para ello proponemos que extiendas los brazos y acompañes en movimiento del tronco con éstos.

Los pies, intenta fijar estos durante las primeras sesiones con algún tipo de ayuda, como puede ser la de un compañero.

Tomar conciencia de la respiración es una labor difícil pero necesaria, que poco a poco y sin darnos cuenta automatizaremos a la hora de realizar abdominales. La respiración humana consta de los siguientes procesos (entre otros): la inhalación (entrada del aire en nuestros pulmones) y exhalación (salida del aire).

Ahora bien, ¿Cuál es la forma correcta de respirar al trabajar nuestro abdomen? Sencillo, antes de iniciar el movimiento inhalaremos, y durante todo el proceso de contracción exhalaremos.

Contracción Abdominal   =   Exhalación

Relajación Abdominal     =    Inhalación

Por último, no olvides que una correcta alimentación es fundamental, sobretodo, si quieres lucir un abdomen liso y tonificado.