¿AÚN DUDAS DE SI EL DEPORTE CONDICIONA LA FELICIDAD DIARIA DEL SER HUMANO?

Como bien sabréis, practicar deporte es buena manera para mejorar la salud y la apariencia de nuestro cuerpo, pero no sólo el bienestar físico se ve mejorado con el deporte, sino que también nos aporta un sinfín de beneficios psicológicos que pueden suministrar esa desconexión necesaria de la rutina diaria laboral.

Al hacer actividad física, nuestros músculos se contraen con más frecuencia de la habitual a través de un sencillo proceso de contracción muscular. Sin embargo, son mucho más complejos los procesos internos que se llevan a cabo dentro de nuestro organismo. Muchas veces se habla de la importancia que tiene la unión entre el cuerpo y la mente para un deportista; dentro del ser humano, se lleva a cabo todo un proceso químico que interfiere directamente en nuestra psicología y en nuestra toma de decisiones que influirán directamente sobre el éxito de la acción.

Al terminar de realizar cualquier actividad física que conlleva un esfuerzo, solemos sentirnos satisfechos y experimentamos una sensación de tranquilidad y alegría; dicho estado se produce cuando en nuestros músculos se liberan una serie de sustancias químicas conocidas como endorfinas.

Las endorfinas son sustancias naturales sintetizadas por el cerebro que, además de tener otras funciones, alivia el dolor como sólo consiguen hacerlo la morfina, heroína y la codeína. Sin embargo, las endorfinas no tienen efectos secundarios que producen las drogas al sistema nervioso. Principalmente, crean en nuestro organismo una sensación de felicidad y bienestar con nosotros mismos, de tal manera que produce una adicción a la actividad física por parte de los deportistas. Por este motivo las personas que practicamos deporte, en nuestro caso la #FamiliACFYS, solemos ser más positivos ante la vida y tenemos más índice de alegría en comparación con personas sedentarias y poco activas.

Además de ello, nuestro estado de ánimo se verá afectado positivamente al vernos más ágiles, saludables y enérgicos para afrontar el día a día con más ganas. El deporte también es una buena manera de mejorar nuestra salud mental.

“Los hombres deberían saber que del cerebro, y sólo de él, surgen nuestros placeres, alegrías, risas y bromas, así como nuestros pesares, dolores, desdichas y lágrimas.” – Hipócrates.